Opinión

Periodismo emprendedor o la oportunidad de reinventarse radicalmente

"Periódicos, radios y cadenas de televisión se han visto en la necesidad de utilizar las nuevas tecnologías para transformar sus procesos y poder ser parte del engranaje industrial y cultural que atravesamos". De esta manera, Víctor Pipa nos da su visión sobre el Periodismo emprendedor y cómo este va rompiendo paradigmas.

Por: MBA Víctor Pipa Valladolid

Una de las principales lecciones que nos deja Ismael Nafría en su libro La reinvención de The New York Times (2017) es que la calidad del contenido significará la principal ventaja diferencial para garantizar la sostenibilidad de los medios de comunicación, sobre todo, en aquellos que, en ese afán de preservar esta calidad, siguen caminos de innovación y disrupción en los formatos de publicación de sus propios reportajes para fomentar fidelidad y actitud de compra a la audiencia que se dirigen.

Cambio de mirada

Aquella narrativa, bien contada y presentada por un periodista perspicaz y profesional implicaba, también, tiempo de investigación y criterio de redacción para lograr un producto diferenciador. Ahora, eso no solo es suficiente. Debemos ser conscientes que el periodista debe apostar también por dominar la tecnología y preocuparse en entender el mundo de los negocios para garantizar un servicio de producción periodística con mayor sostenibilidad. En diversos países, varios medios tradicionales, con muchos años de trayectoria, aún siguen explorando el proceso de monetización de sus contenidos periodísticos, confiando en varias estrategias comerciales y de segmentación de audiencias para lograr sostenibilidad y continuidad de marca.

Aquella narrativa, bien contada y presentada por un periodista perspicaz y profesional implicaba, también, tiempo de investigación y criterio de redacción para lograr un producto diferenciador.

Periódicos, radios y cadenas de televisión se han visto en la necesidad de utilizar las nuevas tecnologías para transformar sus procesos y poder ser parte del engranaje industrial y cultural que atravesamos.  En ese sentido, la mirada tradicional del periodista también cambió y sus competencias y perfiles también.  De entregar un servicio a una audiencia definida por el juicio editorial del medio tradicional donde laboraba a convertirse en un impulsor protagónico de nuevas narrativas y redacciones que difunden el sentido crítico de comunidades, ávidas de contenido más adaptado a los dispositivos y lenguajes hipertextuales e interactivos que consumimos: podcast, infografías interactivas, realidad aumentada, fotografías 360°, cómics, videojuegos, etc.

Esta transformación ya lleva cerca de una década, y universidades y medios de comunicación trabajan arduamente sobre el concepto actual del periodismo emprendedor o entrepreneurial journalism, que definiría el nuevo rostro profesional de no solo los egresados de las escuelas de periodismo, sino, también, de aquellos colegas que requieren con urgencia dosis de reinvención digital y prácticos conceptos de negocio y rentabilidad: ¿Cómo satisfacer las necesidades de información de audiencias más volátiles y complejas?, ¿cómo agregar valor a la propuesta periodística que se diseña para un determinado público?, ¿cómo se establecen las relaciones de pago y sostenibilidad económica de un medio digital que busca diferenciarse de plataformas de streaming como Netflix, Apple TV o Spotify?

Universidades y medios de comunicación trabajan arduamente sobre el concepto actual del periodismo emprendedor que definiría el nuevo rostro profesional de no solo los egresados de las escuelas de periodismo, sino, también, de aquellos colegas que requieren con urgencia dosis de reinvención digital.

El objetivo del periodismo emprendedor es simple y motivador: cómo generar ingresos privados con contenido periodístico de calidad, adaptable a la revolución digital de las comunicaciones y que fomente la independencia y autosostenibilidad empresarial de periodistas en la región.

Nuevas tecnologías

Para conseguir ese objetivo se ha puesto en marcha una serie de publicaciones, foros, estudios y creación de organizaciones que fomentan en diversos formatos y medios la imperiosa necesidad, por ejemplo, que los periodistas conozcan cómo desarrollar un modelo de negocio ágil y convergente para el medio que deseen emprender y trabajar.

A partir de ese conocimiento real del negocio, el periodista podrá definir estrategias para conseguir financiamiento de proyectos periodísticos con otras instituciones o concursos de startup; se arriesgará en definir en un mensaje corto y conciso la idea de negocio del medio en un formato pitch; identificará las características principales de su audiencia para convertirla en comunidades activas de información para el medio, establecerá por orden de jerarquía los actores claves para que el medio emprenda y siga su ciclo de vida en el ecosistema de medios digitales; diseñará productos disruptivos y/o servicios adyacentes como si fuera una agencia de contenidos, y de esta forma, diversificar su cartera de ingresos; incentivará en el equipo de redacción un apasionamiento real a las nuevas tecnologías para experimentar e innovar desde el periodismo un nuevo estilo para contar historias y experiencias, mucho más visuales, inmersivas y multimediales; entenderá la importancia de medir audiencias, costos y precios para poner en marcha un proyecto periodístico digital; entre otros.

A partir de ese conocimiento real del negocio, el periodista podrá definir estrategias para conseguir financiamiento de proyectos periodísticos con otras instituciones o concursos de startup.

Estas nuevas competencias profesionales en los periodistas son muy difundidas por la academia actual. Son claros ejemplos el Two-Knight Center for Entrepreneurial Journalism del The Craig Newmark Graduate School of Journalism at the City University of New York, que tienen un centro especializado en promover el periodismo emprendedor; o el Centro Knight para el Periodismo en las Américas de la Universidad de Texas en Austin, que desde el 2002 viene impulsando cursos, seminarios, simposios y capacitaciones a miles de periodistas sobre nuevas tecnologías, nueva economía de noticias y gestión de herramientas digitales; inclusive, en Latinoamérica e Iberoamérica, organizaciones como SembraMedia están desarrollando una serie de investigaciones y estudios para propiciar un ecosistema favorable y provocador para que nuevos periodistas emprendedores construyan medios digitales que fomenten con ética y calidad proyectos de periodismo de datos, periodismo social, periodismo transmedia, periodismo inmersivo, podcasting periodístico, newsgame, webdoc, etc.  

Ese camino de transformación lo realizan en la actualidad SaludConLupa de Perú, LaSillaVacía de Colombia, Chequeado de Argentina, Puroperiodismo de Chile, RadioAmbulante de Estados Unidos, Redacción de Argentina, RevistaAnfibia de Colombia, OjoPúblico de Perú, AnimalPolítico de México, entre otros.

El “periodista-empresario” (o “periodista emprendedor” o “emprendedor de medios”) es una nueva disciplina que está rompiendo los paradigmas, no solo para encontrar empleo en los cerrados círculos de medios de comunicación tradicionales sino, también, para evidenciar claramente que el periodista es el agente principal y autorizado para narrar (y experimentar) historias de calidad y, así, empoderarse, con autonomía e independencia, para crear riqueza de manera sostenida y dar un impacto positivo a la economía social del país.

A %d blogueros les gusta esto: